Reinos Olvidados Descargas Comunidad Enlaces dnd-es.com Inicio Noticias
Menu Lateral Accesorios Ayudas Geografia Historia Transfondo Aventuras Equipo Personajes Clases Prestigio Reglas

El distrito de los moradores de la superficie

Distrito de los Moradores de la Superficie, el mercado

Es la parte de Mantol-Derith más estridente y bulliciosa, por qué está en el área de aquellos que añoran el sol y que en su mayor parte aun no se han acostumbrado a la vida debajo de la superficie.

De todos los distritos este es el que más se parece al mercado de una ciudad humana; aquí se ofrece una amplia variedad de artículos y las negociaciones se hacen al aire libre, a menudo en medio de un debate en voz alta. Para las razas de la Infraoscuridad los artículos de la superficie son únicos y llenos de exotismo, pues es prácticamente imposible de obtenerlos en sus ciudades.

Los puestos de este distrito casi se parecen a las tiendas y bazares de una ciudad. De hecho, con su situación cerca de la cascada, las desvencijadas estructuras de este distrito se hallan envueltas en lona para mantener el interior seco. Principalmente se han formado tres toscos refugios, cada uno de ellos protegido de la vista exterior. Dos de ellos contienen mesas de tablones, bancos y velas; el tercero está mejor acondicionado, con esterillas donde sentarse, una mesa de madera pulida, un par de cómodas sillas y un aparador con frascos de vino y botellas de whisky.

Las mercancías traídas desde la superficie incluyen bebidas alcohólicas de todo tipo (la más apreciada el whisky), perfumes, especias, papel, madera, telas de algodón o seda y conjuros que han sido desarrollados por magos de la superficie, muy lejos de la ciudad mercado de la Noroscuridad.

Las mercancías normalmente disponibles en la mercantil de los moradores de la superficie incluyen docenas de barriles de whisky y un número menor de vino. También abundan gran variedad de pimientas y otras especias, todas extrañas en la Infraoscuridad. Los perfumes también son otro de los artículos populares de la superficie, y los pequeños frascos mueven importantes cantidades económicas.

Los pergaminos son otro producto muy solicitado, puesto que estos fajos son otro material que los magos de la Infraoscuridad no han conseguido fabricar por si mismos, y especialmente son muy apreciados por los magos drow por la facilidad de escritura que ofrecen pues superan en mucho al de las hojas de cuero o musgo batido que utilizan cuando no hay otra cosa disponible.

Otro producto que se mueve con intensidad en las toscas tiendas son los componentes de conjuros. El comercio de los materiales para el Arte Arcano representa gran parte del negocio de este distrito; cajas y cofres llenos de todo tipo de cosas derivadas de plantas y animales de la superficie llegan a Mantol-Derith. Son materias que de otro modo sería imposible encontrar en este medio subterráneo. Aunque sus reservas de cualquier objeto determinado son limitadas, el jefe negociador del distrito se ha encargado de disponer de centenares de componentes distintos.

Un comercio más reducido en número, pero no en valor económico, son una pequeña selección de pergaminos con conjuros mágicos raros en la infraoscuridad. Se negocia el precio de ellos sobre una base individual, pero su precio siempre es astronómico para cada nivel de conjuro en el pergamino.

Aunque muy pocos moradores de la superficie conocen la existencia de Mantol-Derith, aquellos que sí la conocen aprovechan esta circunstancia para traer todo un surtido de mercancías; e invariablemente se marchan con unos buenos beneficios por sus esfuerzos.

Distrito de los Moradores de la Superficie, el jefe negociador

Alojado casi siempre en una de las tiendas del mercado, jugando y discutiendo con su grupo de rufianes, puede encontrarse al jefe negociador del distrito, un semiorco llamado Laral Krol.

Mezquino y astuto, Laral disfruta con su papel de extranjero poco refinado, y es un negociador agresivo. Krol tiene por si mismo al menos tanta experiencia como dos comerciantes cualquiera de Mantol-Derith juntos, y se lleva una buena tajada de todos los tratos que cierra. Sin embargo, donde guarda todo ese dinero es un misterio.

Laral es una de las pocas criaturas del mundo de la superficie que en realidad prefiere vivir fuera de la vista de la luz del sol. Su aspecto, como cabría esperar, se corresponde a esa tendencia: es rudo, hosco y suspicaz hasta el punto de la paranoia. Siempre va escoltado por unos guardias, matones y rufianes, y está estrechamente aliado con un mago humano llamado Saarduel.

Distrito de los Moradores de la Superficie, el almacén

La mayoría del almacén es una amplia caverna llena de desechos, después de todo es la guarida de un orco y un ogro. Montones extras de mercancías se apilan descuidadamente junto a las paredes, excepto el whisky y el vino. Estos barriles están apilados en el centro, y puesto que Laral tiene previstos divertidos castigos para aquellos atrapados saqueando el inventario, así como atractivas recompensas para aquellos que denuncien a sus camaradas por ese crimen, el índice de hurtos es notablemente bajo.

La única habitación privada aquí dentro es una cámara compartida por Laral y Saarduel, que es donde se almacenan también las reservas mágicas del negocio. La puerta es pesada, hecha de tablones de madera empapados en creosota y unidos entre sí por barras de hierro.

Un par de ogros montan guardia en la puerta de la cámara cada vez que Laral está dentro; de otro modo no están específicamente apostados, pero rondan por la caverna.


 

Mercado: Los puestos son tiendas y bazares, como las de una ciudad de la superficie, envueltas a base de lona. Muchos de estos toscos refugios siempre mojados por la cascada cercana.

 




- Subir -


Aviso Legal - Quienes somos? - Mapa del sitio