Reinos Olvidados Descargas Comunidad Enlaces dnd-es.com Inicio Noticias
Menu Lateral Accesorios Ayudas Geografia Historia Transfondo Aventuras Equipo Personajes Clases Prestigio Reglas

Los gritanoticias de Aguas profundas

III: Conoce tus fuentes, primera parte

Traducción: McAxel

Los gritanoticias más agresivos levantan puestos dentro de las puertas de la ciudad (siendo la Yuntavîa cerca de la puerta Sur el más concurrido), en lugares que muchos agundinos visitan a diario (como el Mercado) y en estratégicos lugares como el cruce del camino Alto y el camino Aguas profundas, el cruce norte del camino Alto y el camino del Dragón y las entradas a la Ciudad de los muertos a la solana (cuando muchos agundinos disfrutan de sus comidas del mediodía llevando viandas a la zona del cementerio parecida a un parque).

Algunos gritanoticias cierran tratos en posadas y tabernas (especialmente en aquellas cerca de las puertas de la ciudad), que les permiten vender en sus vestíbulos sin sus típicos gritos de titulares. La mayor parte del resto de gritanoticias, exceptuando aquellos que llevan los pliegos sueltos personalmente a las villas de los nobles y los ricos, gritan los titulares en la calle, lo que irrita a la gente que vive o tiene negocios cerca.

Como resultado, cualquier ciudadano puede quejarse a la Vigilancia para conseguir que un gritanoticias, o cualquier vendedor callejero, se “aparte” y el oficial de la Vigilancia debe asegurarse de hacer cumplir rápidamente dicha orden. Esto debe ser “al menos hasta la siguiente calle” y es bueno cumplirlo durante una media hora a no ser que el vendedor quiera ser detenido e interrogado con ceño durante toda la mañana o tarde, perdiendo mucho negocio en el transcurso. Por esto, solamente los gritanoticias más tranquilos se mantienen estacionarios en sus lugares de venta. Los chicos jóvenes que venden pliegos sueltos pueden incluso correr para interceptar o alcanzar a la gente que parece interesada en sus gritos pero con prisa para conseguir material impreso. Pocos gritanoticias venden en las calles antes del amanecer o tras el atardecer; y aquellos que trata de “gritar titulares” en ese tiempo son arrestados por la Vigilancia, llevados a sus puestos para un duro sermón, y su perdida de tiempo, y dejados libres sin cargos o castigos.

Por esto, la supervivencia de los gritanoticias solo se puede dar en los lugares de venta habituales. Demos pues un recorrido de gritanoticias en un tranquilo día de verano, empezando en la puerta Sur y pasando por las principales calles.

La Guardia de la ciudad mantiene las inmediaciones de todas las puertas de la ciudad libres de vendedores para evitar que se interrumpa el tráfico o que se pueda ocultar un ataque a la ciudad que pudiese comenzar con la destrucción de las puertas, por lo que los primeros gritanoticias con los que te encuentras son una media docena de vendedores enfundados en cuero en la Yuntavîa. La mayoría son contratados eventuales y rapaces de la calle, pero entre ellos se encuentra siempre Alram el de una pierna, un hombre enorme con barba negra, un parche en el ojo y un atuendo claramente de pirata con ropas coloridas, altas botas caídas de marino y los restos de un sombrero de ala ancha. Él vende su propio pliego suelto, Charla Directa desde los Muelles , que lo anuncia como “el foro de los navegantes, donde se dicen todas las sucias verdades”; también se le conoce por contribuir con notas intensas o burlonas hacia los ricos “vistos en la calle” en uno de los pliegos sueltos con más éxito en la ciudad, con el extraño nombre de “El Wazoo de Aguas profundas”.

El Wazoo recibió el nombre tanto por su fundador como por su primer patrocinador. La muchacha que lo empezó fue “la Fabulosa Wazarra”. Se ha retirado de su profesión de hostelería debido a dolores y arrugas de la edad, pero ahora escribe una continuada y muy ardiente saga de juergas y alcobas de “Myrandra y Sus Aventuras Entre los Nobles” para sus páginas traseras. Armagus Zool era un mercader de alfombras y tapices de Amn que patrocinó el pliego suelto de Wazarra tras convertirse en uno de sus más firmes clientes. Falleció de intensa fiebre hace siete veranos. Su sobrina Sartrara Zool edita e imprime el Wazoo cada dos días, manteniéndolo lleno de chistes y maliciosos rumores.

Avanzando por el camino Alto, los tramos entre la Yuntavîa y la Tranca son el campo de batalla para muchos rapaces callejeros vendiendo diversos pliegos sueltos y otro de los pintorescos impresores de Aguas profundas: Astel Turjan, propietario y escritor de La Trompeta de Turjan . Turjan es un apuesto y gallardo “hoja nueva en la ciudad” y escribe un brillante y alegre pliego suelto concentrándose en contar a otros jóvenes galanes dónde ser vistos, las mejores ropas con las que ser visto, dónde divertirse y dónde encontrar las mejores (de aspecto e intención, por supuesto) damas jóvenes con las que pasárselo bien. La Trompeta es conocida entre muchos agundinos de ambos sexos y todas las edades que intentan saber “donde está la acción de última hora”, de forma que puedan aparecer allí para sus propios propósitos.

Unos pocos gritanoticias a lo largo de este tramo venden pliegos sueltos religiosos, aunque esto afecta a su verdadero progreso más al norte, cerca del Plinto.




- Subir -


Aviso Legal - Quienes somos? - Mapa del sitio