Reinos Olvidados Descargas Comunidad Enlaces dnd-es.com Inicio Noticias
Menu Lateral Accesorios Ayudas Geografia Historia Transfondo Aventuras Equipo Personajes Clases Prestigio Reglas

Los gritanoticias de Aguas profundas

II: Riesgos y presiones

Traducción: McAxel

Aunque los magíster de la ciudad han aplicado firmemente leyes “contra blasfemias” a los gritanoticias que citan erróneamente a la Vigilancia, a la Guardia y a los oficiales de la ciudad, los gritanoticias son por lo demás libres de imprimir lo que quieran, sin restricciones de buen gusto o leyes que prohíban la difusión de mentiras o el daño de reputaciones.

Sin embargo, tanto gremios como familias nobles han contratado secuaces para “silenciar” a los impresores que publican cosas dañinas, ciertas o falsas, contra sus patrones. Generalmente, estos “largos brazos duros” destruyen las prensas y dejan al impresor sin sentido, rompiéndole manos, brazos o costillas en “accidentales reyertas de borrachos”, en vez de recurrir al asesinato o a los incendios provocados. Generalmente.

Interesantemente, los intentos de intimidar a los gritanoticias para que sólo sean proveedores de fantasioso entretenimiento, quizá con velados comentarios deslizados por la boca de personajes ficticios, han fallado por dos sorprendentes cosas.

Primero, los arrogantes pliegos sueltos, esos que leen la nobleza y los ricos, insisten de todas formas en publicar esa clase de noticias y comentarios, desafiando a los secuaces a actuar. Esto fue seguido por el Señor Piergeiron, que dijo que siempre que los impresores citasen todas las fuentes (él mismo, cualquier ciudadano o forastero sin importar el rango o posición y otros pliegos sueltos o escritos) con estricta exactitud, la Vigilancia sería enviada a investigar “enérgicamente” todos los actos contra los gritanoticias con la presunción de culpa hacia las personas u organizaciones sobre los que publicaban noticias. Los grupos culpables se enfrentarían a las penas habituales más la carga de todos los costes de impresión de ese gritanoticias durante un año.

Este edicto causó un alboroto en la ciudad, y unos pocos intentaron “marcar” a sus rivales atacando a impresores para que culpasen a otro sobre el que habían escrito, pero tras unos meses de salvaje cotilleo y maniobras bien planificadas para obtener cobertura de noticias floridas, los agundinos decidieron que les gustaba eso; y las denuncias de un gritanoticias aquellos días solían causar que los ciudadanos comprasen más el siguiente pliego suelto publicado por el incriminado, para “ver sobre que se quejaba”.

Aunque prefieren publicar abundantes libros cortos de coplas de historias de tórrido amor y lacrimosos romances, que los habían estado haciendo durante años antes del aumento de pliegos sueltos y gritanoticias, muchos gnomos y medianos de la ciudad han estado contentos de ayudar a Haumbroad y a sus imitadores y sucesores a producir pliegos sueltos, usando sus “prensas de marco”. Algunas personas piensan que se encontrarían varios miles de prensas de marco en Aguas profundas si un día, sin previo aviso, todos se pusiesen a buscarlas. Las prensas de marco consisten en una tabla sobre la que se asienta un marco ajustable, que está hecho que generalmente de recia madera con abrazaderas en las esquinas. Se ensambla una sola página cada vez colocando las ilustraciones labradas en bloques de madera y filas de escritura en un “molde” (nosotros diríamos “diagrama”) usando multitud de calzos y cuñas de madera de distintos tamaños, a menudo modificados al instante con un experto golpe de hacha.

Las filas de escritura están hechas en fino metal “perforando” laboriosamente las letras individuales con martillos y punzones de metal cuyos puntos están trabajados en forma de los caracteres de escritura invertidos, de forma que los caracteres perforados “miran de frente” (están en relieve) desde la tira. Cuando todos los elementos de una página están sujetos juntos en un cuadro, se extiende tinta sobre el molde y hojas de pergamino sujetas lisamente sobre paletas se extienden sobre resultado entintado para estampar una hoja cada vez.

Un buen establecimiento de impresión tiene muchas habitaciones limpias para dejar secando los pliegos sueltos, una amplia existencia de finas hojas o tiras de metal y varios juegos de punzones de escritura con habilidosos “golpeapalabras” que pueden convertirlas rápidamente en escritura. Los poemas famosos, los chistes populares y las buenas historias se guardan para reutilizarlas, aunque los agundinos son rencorosos si ven el mismo texto dos veces en un año; ellos se darán cuenta de esa “ojeada de moneda”, una popular expresión de la ciudad para los pequeños actos de estafa.

El sabio Irbryth Authamaun (su casa y oficina se encuentra en el lado norte de la calle Sashtar, justo cruzando desde la villa de la noble familia Thann, en el Distrito Norte) definió una vez a un extranjero a los gritanoticias de Aguas profundas como “gente que está en la calle gritando tórridos y dramáticos titulares y vendiendo ambos lados de una larga tira de papel, generalmente enrollada en forma de pergamino, que ha sido impresa con burdos resúmenes de las últimas noticias y cotilleos”.

La mayoría de los agundinos estaría de acuerdo con esta definición. Están acostumbrados a “gritos de noticias” como estos, escuchados en una pequeña calle del distrito Norte hace unas pocas noches:

“¡Dama de festines revelada como un doppelgánguer! ¡Asegúrese de que su marido es realmente el suyo!”

y:

“¡Miles de dragones desaparecidos de los sótanos del Castillos! ¡Señores enmascarados bajo arresto!”




- Subir -


Aviso Legal - Quienes somos? - Mapa del sitio